miércoles, enero 11, 2006

sand

Resistí los años con sus segundos interminables,
todos y cada uno de esos infiernos destinados al
absurdo de mi espera. Resistí porque debía conocer el final,
y creo, que no me arrepentiré.

Aquel jardín de arena en donde escribo todo lo que
pienso desaparece algunas veces con el viento de la confusión,
excepto mis ganas de plasmar signos que nadie entiende,
nombres que no existen, cuentos que concluyen pero no inician,
apariencias sin esencias. Ahora parmanecen,
más bien pocos recursos, una mano y cierta comezón de cráneo roído.

Pero podríamos jugar
eternamente, si no fuera porque llega la provocativa
inconciencia de la muerte a arrebatarme el sueño en curso, cualquiera.
Ciertos contratiempos son un alivio para un viajero como yo.

Mi existencia indemostrable.

1

Blogger Julia Lucano >>>

Hola, hace tiempo que visito tu blog, pero no me animaba a dejarte un comentario.Me gusta como te expresas, espero ver mas posts pronto. Saludos y espero que no te molestes porque te agregé al mensajero...

11:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal