domingo, octubre 01, 2006

die form


Entonces el cielo orgánico se cubrió de musgo,
el camino se había borrado, ahora se podía ir a cualquier lugar sin temor alguno,
y mientras la luz traspasaba sus venas
la luna se enredaba entre sus brazos, ahora transformados en madera. Y había alas abandonadas en cabañas serenas, colgando como artificios obsoletos, como deseos errantes sin almas que perseguir. Pero las máscaras que aún sobrevolaban el lugar, reflejaban la tristeza de cada desierto posible, recordaban como habían construído ahí ciudades como laberintos de microprocesador, y cada vez que recordaban, sus ojos se llenaban de cera pálida. Y el paisaje se volvía blanco e inhóspito, lleno de marcas olvidadas por seres sin gestos en la cara, el eco perduraba, si, pero sus sonidos se confundían con el ruido de una orquesta de burbujas en el mar hirviente.

1

Blogger Eterea >>>

Me encanta tu blog.. solo quería decirlo por más inutil que sea...

8:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal