lunes, noviembre 15, 2004

blogManía

Y ahora que la metafísica del blog parece estar de moda (o si ya lo estaba no lo había notado hasta ahora), esto es lo que pienso del blog...

// El blog es una especie de monólogo intrapersonal en un cómodo y adictivo sillón disponible las 24 horas al día sin costo alguno y sin la (o al menos evitable) molesta presencia del especialista inquisitivo. Un escaparate en una esquina cualquiera al que todos están invitados, sean o no
bienvenidos, y algunos quizá hasta estén dispuestos a negociar.

// El blog es un paradigma fenomenológico de la tecnología que porta el estandarte de representante de las nuevas (y no tan nuevas) formas de comunicación e intercambio de información cuando no es más que un producto abortivo de la vastedad fracasada de sitios personales en la red que ha encontrado sus quince minutos de fama en una plataforma crónológicamente estructurada, en un planteamiento más evolutivo de la usabilidad de los sistemas, desde una perspectiva tecnológica.

// Pero si se es ajeno a implicaciones técnicas el blog puede ser tantas cosas. Una moda a la que muchos le entran por que es "chido" aunque no tengan ni idea de como explotarlo, otros porque tienen algo más interesante que contar independientemente de quien quiera o no leer, otros porque no pueden quedarse atrás, otros tantos no le entran porque todavía piensan que "el interné es pa' chatiar nomás", y no olvidemos a los que no le entran por que están pensando como ganarse el pan el día de hoy. En fin, razones podrían ser tantas como motivos podría haber para escribir un correo electrónico...

// Algunos bloggers dicen:


La dimensión que define esta forma de expresarse es el tiempo y su flujo. Tiempo, que tal vez sea también el elemento definitorio de nuestra vida, de nuestra consciencia y de nuestro hilo de pensamientos. Así, puede que lo más cómodo sea ir volcando nuestros mensajes según se nos van ocurriendo (o según los vamos madurando y puliendo); es algo natural e intuitivo, el llevar en paralelo nuestro tiempo interno y nuestro tiempo externo, identificado por lo que contamos en nuestras bitácoras.

Muchas veces las bitácoras no dejan de ser meras reseñas de cosas leídas, noticias conocidas, enlaces descubiertos. De nuevo, estamos poniendo en paralelo dos aspectos de nuestra existencia, el flujo de experiencias externas que recibimos con lo que contamos.

de aquí

"Cuaderno de bitácora", diario de navegación en él que se anotan las incidencias de la misma, cambios de rumbo, novedades a bordo, roles del viento, cambios en la guardia, premios y castigos a la tripulación y demás zarandajas propias de una travesia. ¡Hay mejor travesía que la vida!.

de aquí

El blog como una mezcla de tráficos. Distintos públicos que co-inciden en un mismo espacio. Lectores literarios, cat-fight fans, gruppies, otros bloggers, yahoo-surfers, teenagers, voyeuristas. En mi experiencia la mezcla más interesante que ocurre en el blog no es la de géneros sino la de públicos / tráficos.

de aquí

La blogosfera es un sistema complejo, autoregulado, extraordinariamente dinámico y especialmente sensible a la información que producen los medios tradicionales, en particular la referida a asuntos políticos y tecnológicos. Las funciones de la blogosfera en el nuevo escenario comunicativo son múltiples: es un filtro social de opiniones y noticias, es un factor de movilización social, es un nuevo canal para las fuentes reconvertidas en medios, es un gigantesco archivo que opera como memoria de la Web, es el alimento privilegiado de los buscadores por su renovación constante y su alta densidad de enlaces de entrada y de salida, y finalmente es la gran conversación de múltiples comunidades cuyo anclaje común es el conocimiento compartido.

de aquí

VI. El blog incita superávits de redacción. Desde el dumping hasta la sobrexposición, estas conductas blogosféricas son parte de un ataque posible al carácter mercantil de la escritura (sobre todo la dirigida contra el libro). Escribir en red (sin remuneración económica y sin objeto físico resultante) parecería ser un acto anticapitalista, un gasto textual (“Gasto, luego existo”, Bataille), un gran derroche. Escribir en la red, ilimitada o periódicamente sin otra razón que poner a disponibilidad gratuita de los lectores nuestra textualidad es un gesto claramente antiburgués, claramente amenazante del poder absoluto de los editores establecidos. Siempre he pensado que tantas palabras que se arrojan en el ciberespacio a causa del email, chats, messengers o weblogs son una gran venta de garage del lenguaje. (¡Remate total!). Blogspot = Potlach.

de aquí


2

Blogger c >>>

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

10:44 a. m.  
Blogger drunk happy tears >>>

hola y sus respectivas holas y olass y como sea, perdon que no haga un comentario del post que es interesante pero tengo una duda, esa foto que tienes, se parece a algo de los a.r.e weapons no? o aún arrastro la peda de fin de año?...buah nevermind, chido el blog.

10:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal