jueves, diciembre 30, 2004

hombre mirando al sudeste

En fin, no puedo evitar el lirismo pero esta película realmente me ha gustado (junto con Brazil y Walking Life), es de una sencillez y un trasfondo de imágenes evocador a la vez, bueno, es que a mi todo me provoca asociaciones. Tal vez no han estado tan tirados a la basura los días de vacaciones. El miedo ha estado tocando la puerta, finalmente me decidí a abrir, necesitaba compañía, pero ojalá se vaya pronto. Mientras tanto un poco de Goa por aquello del viaje con la pared blanca panza arriba. Qué hechizo ja.

Hombre mirando al sudeste: extractos del guión.

13.40 Narrador (Dr Denis): Si Rantés era un simulador, el trabajo que se tomaba en la simulación lo convertía de por sí en un enfermo. Se pasaba horas inmóvil sin pestañar, totalmente aislado, metido en algún lugar que yo sospechaba estaba demasiado lejos, pero no lejos hacia afuera como el decía, sino hacia adentro.

14.44 Doctor (Julio) Denis: ¿Ud cree que podría estar muerto y sin embargo estar aquí frente a mí?

Rantés: Sí, no de manera tan burda, claro. Pero de hecho la mayoría de esos hombres han muerto hace tiempo y sin embargo están aquí, a veces frente a Ud.

Doctor: ¿Por qué dice que han muerto?

R: ¿Ud qué cree?

D: [...] ¿Es un robot?

R: No ustedes son los robots, y todavía no se dieron cuenta.

16.02 Rantés afirma ser un holograma: Nosotros hemos logrado, cómo explicarle, que esas imágenes se corporicen en el espacio a través de lo que sería un gran proyector programado con una computadora muy compleja, que incluye en esos rayos todos los datos vitales para que esa imagen tenga vida.

Dr Denis: A ver si lo entiendo. Usted me está diciendo que es una ... proyección.

R: En cierta medida sí. Yo, la nave que me trajo, somos como imágenes proyectadas en el espacio. Digo imágenes para que usted me entienda, porque en realidad, yo puedo prescindir de sus ojos.

18.33 Narrador: ¿Por qué suponer que alguien que habla de un fenómeno físico tiene que ser un físico? Podría tener información sobre ciertos fenómenos y a partir de ahí fabular una historia. Y alguien que maneja esa información con fines no científicos, ¿quién es?

Julio, con asombro: ¡Un escritor!

Narrador: Un escritor. Un escritor..., o simplemente un lector. Lector... ¿Por qué pensé eso? ¿Lector de qué? La literatura de ficción no era mi fuerte, pero en la historia de los hologramas que Rantés había contado, yo tenía la sensación de un eco literario...

28.24 Rantés: Usted es mi pasado, este momento, este mundo. El lugar al que usted me quiere llevar es el pasado del hombre. [...] Si yo fuera el presidente de una potencia y tuviera bajo mi suelo unos ejércitos poderosos, entendería su preocupación. Pero no. Estoy en un manicomio. Todo el mundo sabe que estoy loco. Usted también, no.

Dr Denis: Rantés, usted está enfermo. Yo soy un médico. Quiero curarlo, eso es todo.

Rantés: Yo no quiero que me curen. Quiero que me entiendan.

44.26 Narrador: La idea de una invasión de Cristos me causaba gracia. Que Dios me perdone, pero era una idea tan disparatada que me causaba gracia. La otra, la antigua, la oficial de un solo Cristo, también me pareció siempre un disparate, pero nunca me hizo gracia. No sabía por qué, pero me era imposible no seguir desarrollando la idea en mi cabeza. Pensaba, si todo fuera cierto, por qué, mientras aquel Cristo era un ser social, mientras aquél tenía una parte política, éste en cambio se aislaba, buscando el más total de los anonimatos. Aunque, si aquella vez no le había ido del todo bien, no era un disparate pensar que esta vez hubieran decidido usar otra táctica.

46.10 Rantés: Hemos perdido muchos agentes por culpa de eso. [... Por] el perfume que entra por una ventana, por ejemplo, el olor de una mujer, un saxo pegajoso.

47.44 Dr Denis: Rantés, ¿por qué no se deja de joder? Lo voy a ayudar. De verdad lo voy a ayudar. Yo sé que usted tiene mucho miedo. Que le da terror, reconocerse simplemente como un hombre, como un hombre enfermo. Pero no se preocupe, no lo voy a abandonar. [Rantés mira acusador a Julio] Si usted me ayuda, puedo curarlo. Si usted es un gran tipo, Rantés, es una pena. [...]

R: ¿Por qué los seres humanos parecen resignarse a tantas cosas que los están destruyendo? ¿Y por qué hacen tan poco por modificar estas cosas? ¿Se están suicidando por estúpidos, o están pagando culpas?

49.43 Rantés: La naturaleza [...] favorece más fácilmente un cambio de especie que un cambio de conciencia. Yo soy más racional que ustedes. Respondo racionalmente a los estímulos. Si alguien sufre, lo consuelo. Alguien me pide ayuda, se la doy. ¿Por qué entonces usted cree que estoy loco? Si alguien me mira, lo miro. Alguien me habla, lo escucho. Ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no reconocer estos estímulos. Simplemente por haber ido ignorándolos. Alguien se muere, y ustedes lo dejan morir. Alguien pide ayuda, y ustedes miran para otro lado. Alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen. Alguien se muere de tristeza, y ustedes lo encierran para no verlo. [Cambio de escena] Alguien que sistemáticamente adopta estas conductas, que camina entre las víctimas como se no estuvieran, podrá vestirse bien, podrá pagar sus impuestos, ir a misa, pero no me va a negar que esté enfermo. Su realidad es espantosa, doctor. ¿Por qué no dejan de una buena vez la hipocresía y buscan la locura de este lado, y se dejan de perseguir a los tristes, a los pobres de espíritu, a los que no compran porque no quieren, o porque no pueden, toda esta mierda que usted me vendería de muy buena gana? Si pudiera, claro.

1.28.55 Rantés, mientras el asistente prepara la inyección. Rantés: Doctor, doctor, ¿por qué me abandona?

1.40.03 El nueve de febrero de 1985 era sábado [...]Rantés llegó al fondo del pozo. [...] Electroshock para sacar al paciente del estado catatónico. Rantés no soportó la anestesia y tuvo un paro cardíaco.

1.40.55 Los enfermos no creyeron en la muerte de Rantés. Decían que se había ido, pero que volvería en una nave para buscarlos. Ellos estarían ahí, esperando.

Yo me senté a esperarla a ella. Si eran hermanos, Dios era, para mí, a partir de ese momento, un alcohólico desconocido que había tenido dos hijos, estas dos caras de una misma moneda. [Cortinas en movimiento] Quizás todos fuéramos eso, los hijos idiota o locos de un padre al que de cualquier manera costaba mucho olvidar. [Última escena de foto, con música de sax y enseguida los créditos]


Director: Eliseo Subiela
Copyright Cinequanon 1986. República Argentina.


3

Blogger sailens >>>

http://www.latin-american.cam.ac.uk/culture/simulacra/extdoc/hombre2.ram

10:11 p. m.  
Blogger harryleon >>>

A mi también me provoca asociaciones hasta la tercera pata de una hormiga y más " Hombre mirando al Sudeste", un película tan integral que parece la médula ósea de un todo y unas relaciones thanáticas, que parece obra de un holograma con una inteligencia superior , pero no de robots narcóticos como psiaquiatras, carceleros, docentes encumbrados, ministros,gerentes de corporación, etc, etc, etc.

1:08 p. m.  
Anonymous Anónimo >>>

After getting more than 10000 visitors/day to my website I thought your suicidio-digital.blogspot.com website also need unstoppable flow of traffic...

Use this BRAND NEW software and get all the traffic for your website you will ever need ...

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

In testing phase it generated 867,981 visitors and $540,340.

Then another $86,299.13 in 90 days to be exact. That's $958.88 a
day!!

And all it took was 10 minutes to set up and run.

But how does it work??

You just configure the system, click the mouse button a few
times, activate the software, copy and paste a few links and
you're done!!

Click the link BELOW as you're about to witness a software that
could be a MAJOR turning point to your success.

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

9:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal